Estas Viendo: Cuatro datos interesantes sobre la personalidad


La personalidad es lo que comúnmente conocemos como FORMA DE SER. De manera más precisa podríamos decir que se trata del conjunto de rasgos que definen nuestra forma habitual de actuar. También imprime un sello particular a la manera como nos relacionamos con los demás. La personalidad incluye sentimientos, pensamientos, actitudes y conductas. Por otra parte, define las diferencias en la forma de actuar frente a las distintas situaciones. Se conoce también como el YO o el ASÍ MISMO. Nos hace diferentes a otros y es producto tanto de las inclinaciones genéticas como de la educación y la influencia de factores ambientales.

 

Permanece a lo largo de la vida

 
Según diversos estudios, la personalidad no cambia. Somos los mismos desde que estamos pequeños hasta llegar a viejos. Se pueden modificar nuestros  hábitos, las circunstancias en las cuales nos desenvolvemos o la forma de expresar lo que sentimos y pensamos. Pero el núcleo básico de la personalidad permanece inalterable.
Es posible pulir las aristas de nuestra personalidad, o hacer más sofisticadas o sublimadas algunas actitudes o reacciones. Son cambios de forma, más no de fondo. Por algo dice el adagio popular: “Genio y figura hasta la sepultura”.
 
 

Está fuertemente arraigada en nuestras decisiones

 
Este dato no es sorpresivo. Resulta apenas lógico que las decisiones siempre tengan una huella propia y estén determinadas por la personalidad. Lo que tal vez no sabes es que esa incidencia llega hasta los actos más simples o aparentemente más insignificantes. El tipo de personalidad influye en la manera en que nos vestimos, nos peinamos y organizamos nuestras rutinas de aseo. También está presente en los colores que usamos, la música que escuchamos, nuestra forma de reír y hasta en los gestos faciales. De hecho, podrías definir buena parte de la personalidad de alguien con solo observar todos estos detalles.
 
 

El orden de nacimiento influye en la personalidad

 
Es algo que se sabe intuitivamente, pero que la ciencia ha probado también en las últimas décadas. Si eres hermano mayor, probablemente tiendes a ser más responsable, pero también más mandón y exigente. En cambio, si eres el menor, probablemente tendrás una disciplina más laxa y tiendas a exhibir actitudes impulsivas. Si estás en el medio, te será más fácil ver las situaciones desde diferentes puntos de vista, pero también tendrás dificultades para tomar la iniciativa y arriesgarte. Los hijos únicos son más egocéntricos, pero también más firmes y seguros en sus acciones. Se sabe que según el puesto que se ocupe dentro de los hermanos, habrá una tendencia a buscar personas análogas. Es decir, los hermanos mayores se entienden mejor con otros hermanos mayores y así sucesivamente.
 
 

Los perfiles de Internet revelan la personalidad

 
Los perfiles en redes sociales no solamente revelan la visión idealizada que cada quien tiene de sí mismo. También muestran los principales rasgos de la personalidad, por más que quieran encubrirse o falsearse. Un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos comparó conclusiones sobre el tipo de personalidad, basados en perfiles de Facebook, de 385 estudiantes. Luego se les practicó un test formal y la coincidencia entre unos resultados y otros fue del 91%.